¡TODO SOBRE LAS SECADORAS! Información de HERMANOS OLIVA – Muebles y Electrodomésticos

Si la secadora es un electrodoméstico imprescindible para ti porque vives en una zona de clima húmedo o no tienes un sitio en casa para tender la ropa, te interesarán las novedades que aporta nuestro último análisis de secadoras.

Las mejoras

Aumenta la capacidad de carga en el programa sintético. Hasta hace cerca de un año, el tope máximo era de 3,5 kilos. Ahora, un 25% de los modelos analizados supera esa cifra, llegando incluso hasta los 4,5 kg.

Otro cambio que también repercute en el consumidor, especialmente a la hora del planchado, es que la ropa sale, en general, algo menos arrugada.

También hemos apreciado mejoras en la reproducibilidad de los programas, dejando siempre la misma humedad en la ropa. Además, la eficiencia en la condensación de agua también es ahora superior; es decir, la secadoras recogen cada vez más agua en el cajetín de condensación.

Consumo excesivo

La nota negativa la ponen las secadoras de condensación con resistencia eléctrica, puesto que su consumo de energía sigue siendo excesivo, lo que repercute en el medio ambiente y en el bolsillo del consumidor.

La Unión Europea ya ha aprobado una modificación en el Etiquetado Energético de estos productos, que entró en vigor en 2013.

Secadoras con bomba de calor

10 febrero 2011

¿Estás pensando en comprar una secadora? Tal vez te interese un modelo con bomba de calor: hemos comprobado que ahorran energía y dan mejor resultado.

Las nuevas secadoras de condensación usan una tecnología de bomba de calor. Estos modelos son algo más caros que las secadoras tradicionales, pero según los fabricantes, estos electrodomésticos consumen hasta un 50% menos de energía que las secadoras de condensación clásicas de clase A. Para comprobar si esto es cierto, hemos hecho una prueba. ¿Merece la pena apostar por una secadora con bomba de calor?

Resultados muy satisfactorios

Analizamos 24 secadoras. Y de ellas, 16 tenían la tecnología de bomba de calor, sus resultados han sido muy satisfactorios:

  • Se comportaron mejor en las pruebas de reproducibilidad en el secado, dejando siempre la misma humedad residual, especialmente en el caso del programa “algodón para guardar en el armario”.
  • Según los usuarios que probaron estas secadoras, la facilidad de uso, la selección y el manejo de los programas, la limpieza y el llenado y vaciado de la carga resultó más sencilla en los modelos con bomba de calor que para nuestro panel de usuarios que en el caso de las secadoras de condensación tradicionales,
  • El nivel de ruido que emiten es mejor que en otras secadoras
  • Y aún mejor: Los equipos con bomba de calor consumieron algo menos de la mitad en cada programa: 2 kWh frente a 4,3 kWh en caso del programa de algodón. Esta cuestión resulta especialmente interesante en este momento, ya que nos puede ayudar a ahorran en la factura eléctrica que nos llega a casa cada mes.

Los «peros»: el tiempo… y el precio

El aspecto negativo es que las secadoras con bomba necesitaron más tiempo para realizar todos los programas, esto es, unos 30 minutos adicionales de media en el de algodón, y 15 minutos en el programa de ropa delicada.

Y a eso hay que sumarse el precio, en principio más elevado que en otras secadoras. Los principales fabricantes ya tienen a la venta modelos de este tipo: a nuestro juicio, las secadoras de condensación con bomba de calor son una opción muy recomendable…

Consejos de mantenimiento

Alarga la vida de tu secadora y obtén los mejores resultados en tan solo tres pasos. 

Mantener bien la secadora es algo fundamental para alargar la vida de este electrodoméstico. Si quieres sacar el máximo partido a tu secadora y asegurar su eficacia, hay unos principios básicos de mantenimiento que no debes pasar por alto:

1. Vacía el agua condensada en el depósito. El tanque de agua condensada está situado normalmente arriba a la derecha, aunque algún modelo lo tiene acoplado a la puerta. Hay que retirar el agua cuando el depósito está lleno (a veces se enciende un indicador avisando de esto). Otra posibilidad es conectarlo directamente al desagüe.

2. Limpia el filtro de pelusas. Este filtro está normalmente situado en la puerta de la secadora o abajo, en la parte inferior de la misma. Hay que retirar estos restos de ropa, pues de no ser así pueden llegar al condensador y hacer perder eficiencia al equipo. Esto implicaría un mayor gasto en la factura eléctrica. Lo recomendable es hacerlo cada 5 o 6 programas.

3. Limpia el condensador. Está situado en la parte inferior izquierda del equipo. Se abre una escotilla y se despliegan unas pestañas de fijación. A continuación se extrae el intercambiador (tubos), que hay que lavar con agua fría desde la zona trasera a la delantera. También conviene hacerlo con cierta frecuencia, por ejemplo, cada 10-12 programas de secado.

Extraído de: hermanosoliva.es

HERMANOS OLIVA – Muebles y Electrodomésticos
facebook.com/hermanos.oliva
C/ Esclava Hermana Carmen Fernández, 3, Sanlúcar La Mayor
Tfno.: 955 700 117
VISITA NUESTRA TIENDA ONLINE
www.hermanosoliva.es

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies