La banca acepta pactar miles de demandas por gastos hipotecarios

La banca ha dado su visto bueno a una propuesta del Col·legi d’Advocats de Barcelona (Icab) para establecer un protocolo que permita solventar por la vía rápida miles de demandas de consumidores que reclaman en los juzgados el pago de los gastos de sus préstamos hipotecarios.

“Estamos a favor de la iniciativa, si va en línea con los criterios que marcó el Tribunal Supremo”, comentaron ayer fuentes oficiales de un banco del Ibex. “Hemos participado en varias reuniones y vemos cercano el acuerdo, pero aún no hemos firmado nada”, dijeron en otro de los principales bancos españoles. Una tercera entidad, de las mayores del país, salió “con muy buenas sensaciones” de una de las últimas reuniones, celebrada hace unos días.

 

 

 

Gastos

Tras la reciente sentencia del Supremo, litigar ya no tiene sentido y supone un enorme coste para todos

Tras declarar abusiva en el 2015 la cláusula por la que todos los gastos notariales, de registro y gestoría corrían a cargo del cliente, el Tribunal Supremo determinó el 24 de enero de este año que esos gastos se debían repartir al 50% con el banco. La sentencia del alto tribunal clarificó el panorama jurídico, pero poco más. Los juzgados especializados en este tipo de procedimientos siguen desbordados. Por eso, muchos creían que había que hacer algo.

La iniciativa del Icab que la banca está en vías de aceptar cuenta con el apoyo de un grupo de trabajo en el que hay representantes de las entidades financieras, de los consumidores y de los procuradores, el Centre d’Estudis Jurídics de la Generalitat, la Audiencia Provincial de Barcelona, el Col·legi d’Advocats de Manresa, el abogado procesalista Frederic Adán y, por supuesto, Miguel Ángel Chamorro, juez de primera instancia número 50 de Barcelona, el único competente en la materia en la provincia de Barcelona.

 

Las decisiones del Supremo van marcando el paso en la litigación hipotecaria (Dani Duch)

La idea está clara: encontrar una solución satisfactoria, justa, rápida y eficiente desde el punto de vista de la utilización de los recursos públicos a un problema de primera magnitud: en los últimos 20 meses han caído 33.438 demandas de consumidores en el juzgado 50 de Barcelona por las llamadas condiciones generales de contratación: cláusulas suelo, hipotecas multidivisa y, sobre todo, gastos hipotecarios, que suponen más del 70% de las reclamaciones. Se han dictado ya 4.000 sentencias, pero entran unas 60 más al día. El problema de Barcelona es, con las diferencias de cada caso, el de todos los juzgados que llevan estos asuntos en España.

 

 

En el de Barcelona, pese a contar ya con cinco magistrados –y dos más en camino–, tres secretarios judiciales y una veintena de funcionarios dedicados a estos procedimientos, es insostenible. Hay unas cien audiencias previas cada semana –ahora, tras la última sentencia del Supremo, muchas se cierran con acuerdo–, pero resulta muy difícil avanzar: existen alrededor de 11.000 demandas de los últimos meses en las que solo se ha puesto el sello del registro de entrada.

Carga de trabajo

Los juzgados, desbordados: las demandas se cuentan por miles y miles

La solución que se pretende se circunscribe, de momento, a las reclamaciones por gastos hipotecarios y quienes la propugnan se agarran a los hechos: la práctica totalidad de las demandas finalizan con sentencias a favor del cliente, pero como solo se estiman en parte, no suele haber condena en costas. En estos casos, el acuerdo previo extrajudicial sería beneficioso para los demandantes y los demandados. Los primeros cobrarían todo de una tacada sin esperar. Los segundos, se ahorrarían las costas y más intereses de demora y recuperarían una parte de su maltrecha reputación.

La voluntad de llegar a un acuerdo ha permitido avanzar en las negociaciones, pero ahora queda lo más difícil: concretar, fijar los detalles y ejecutar un plan de acción. “Vamos por muy buen camino y esperamos poder llegar a buen puerto en las próximas semanas”, comentó ayer uno de los miembros del grupo de trabajo. “Ahora hay que resolver los conflictos de la manera más eficiente posible; como país no podemos permitirnos el enorme gasto que supone la tramitación por la vía judicial de unos procedimientos que están clarísimos”, dijo una fuente judicial. La solución está cerca.

 

 

 

Pasos

Un protocolo aún por definir

La fórmula aún esta verde, pero el camino para solventar el atasco judicial a las reclamaciones de gastos hipotecarios está clarísimo. La banca pagará el 50% de los gastos hipotecarios más los intereses de demora a los clientes que hayan reclamado por la vía judicial y ese acto, junto con el acuerdo que lo sustenta, se pondrá en conocimiento del juzgado correspondiente.

A partir de ahí, las opciones que se barajan son diversas. Algunos se inclinan por que los clientes de los bancos aporten la documentación correspondiente con un escrito de desistimiento, pidiendo el sobreseimiento de la demanda. Otros, en cambio, ven insuficiente lo anterior y creen que sería mejor pedir la homologación judicial del acuerdo entre las partes.

Esto permitiría introducir algunas cláusulas de salvaguarda ante cambios futuros, como un pronunciamiento de la justicia en Europa que declarara que todos los gastos debe afrontarlos el banco. En un caso así, quienes se hubieran declarado satisfechos con sólo el 50% tendrían muy difícil o imposible reclamar al tratarse de una “cosa juzgada”.

Fuente: www.lavanguardia.com

JULIA ANTÓN Abogada
facebook.com/julia.anton100
Avda. Sierra Nevada, 9, Espartinas
Tfno. 679 733 112

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies